2º Conversatorio: ¿Cómo podemos las mujeres hacer posible otro tipo de liderazgo?

Para este segundo conversatorio, celebrado el pasado 5 de mayo, hemos contado con Anabel Santos quien nos ha hecho reflexionar para la definición de un nuevo liderazgo
necesario para la transformación de la Administración Pública desde el feminismo y sus herramientas de análisis y transformación social. Anabel lleva décadas articulando procesos y tejiendo redes para deshacer la rivalidad que el patriarcado crea entre las mujeres y construir juntas un nuevo modelo de relaciones. Ha aprendido haciendo, como todas. Trabaja desde la capacitación popular feminista que construye desde sus vivencias y reflexiones, para hacer desde ellas una llamada a la transformación y a la igualdad real porque, como ella insiste, la teórica igualdad de oportunidades existente no incluye la igualdad de trato o la igualdad de condiciones. Experta dinamizadora, dirigió la sesión como un proceso colectivo, en el que se nos instaba a nombrarnos y visibilizarnos, compartiendo nuestras reflexiones. Es éste, en sus palabras, el primer derecho que tenemos: el de saber con quiénes estamos trabajando.

Primera parte

En una primera parte del conversatorio abordamos la toma de conciencia de la construcción sociocultural del género. El planteamiento fue partir del análisis del sistema patriarcal, y de las relaciones de poder y dominación que éste establece entre hombres y mujeres, para pasar a analizar la construcción de género desde la teoría feminista con el objeto de deconstruirla y crear un nuevo modelo de liderazgo. No podemos pensar que por el hecho de ser mujeres ejercemos mejores liderazgos, ya que eso equivaldría a justificar que es algo que se produce por condición natural. Sería utilizar los mismos presupuestos en los que los hombres fundamentaron el sistema que tenemos actualmente. Las mujeres no somos mejores ni peores por ser mujeres, somos diversas y plurales y, desde luego, no somos perfectas. Por ello, como mujeres no podemos aportar nuevas formas de liderazgo, pero como feministas sí podemos y debemos, aportando una contribución fundamental: la

toma de conciencia de género, responsable en gran medida del modelo de liderazgo actual, jerárquico, patriarcal y excluyente. Ese concepto de género es el responsable de tantos sesgos que tenemos interiorizados y que son difíciles de identificar en cada una de nosotras, puesto que se encuentran en capas distintas y a veces ocultas. En este sentido, la ponente nos instó a revisitar las fuentes del feminismo y aprender de los avances de otras mujeres, a conocer y comprender sus principios y a adquirir conocimientos basados en el análisis crítico, para interpretar la realidad contemporánea en la que vivimos. “Las mujeres podemos ser pioneras en la creación de nuevos modelos de liderazgo, pero previamente debemos conocer la genealogía feminista y sus claves de interpretación” apuntilló.

Dos aspectos nos han quedado claros: por un lado, que es necesario deconstruir el modelo de género, como punto de partida de un nuevo liderazgo; por otro, que no son las demás mujeres las que tienen interiorizados los sesgos patriarcales, sino que todas tenemos comportamientos androcentristas y machistas, probablemente en diferentes capas, y por tanto somos igualmente responsables de la perpetuación del sistema.

Segunda parte

En la segunda parte del conversatorio debatimos, en pequeños grupos, sobre nuestras creencias acerca de cómo debería ser una modelo de liderazgo que ayudara a la transformación de nuestras AA.PP. La respuesta en el plenario fue rotunda: el modelo jerárquico patriarcal no funciona. Necesitamos modelos mas integradores y horizontales, basados en otras habilidades de servicio a la ciudadanía, de cuidado de las relaciones. En definitiva, un liderazgo feminista que potencie la participación y la colaboración, que dé autonomía y confianza a los equipos y que favorezca el desarrollo personal y profesional.

Anabel nos exhorta, de nuevo, a transformar, y a hacerlo desde el empoderamiento feminista, por un lado y, por otro, desde la sororidad basada en la alianza entre mujeres. En la medida en que transformemos la Administración, nos transformaremos nosotras y transformaremos la sociedad, como tantas veces ha conseguido el feminismo. En otras palabras: la Administración Pública necesita del feminismo para evolucionar y, por tanto, seguimos encontrando razones para ser feministas en la Administración Pública.

Escuchar a Anabel Santos en el 2º conversatorio fue un lujo y una gran fuente de aprendizaje, pero no te pierdas esta crónica de @twterpaz en el blog de #mujeresSP porque no va a dejarte indiferente. Clic para tuitear

Síntesis de reflexiones

Por lo ricas e interesantes que fueron, dejo aquí las reflexiones mas destacadas de la sesión, resultado de nuestras conversaciones articuladas en torno a dos preguntas:

1. ¿Qué hace el sistema patriarcal con las mujeres?

  • El patriarcado fomenta la dominación del género masculino sobre el femenino. Nos quieren, desde una relación de poder, sumisas, calladas, utilizadas, reprimidas, ignoradas, invisibles…, solo sombras, solo floreros. Las mujeres seguimos los patrones de los hombres y a veces somos mas machistas que ellos. La realidad es que nos construyen para otros u otras, mientras ellos se construyen para si mismos.
  • El patriarcado expropia tiempos y espacios a las mujeres fundamentándose en los atributos de género.
  • El patriarcado da mas valor a todo lo masculino, y por ello el sistema sitúa en su centro valores y comportamientos como el éxito social, superioridad y poder. Lo femenino se vuelve sinónimo de inferioridad, de menor valor, de subordinación. Partiendo de esta situación de inferioridad, la mujer se ve obligada a realizar un esfuerzo mucho mayor para alcanzar el mismo valor.
  • Al patriarcado le interesa sin embargo invisibilizar esta diferencia esencial de valor, eliminando la posibilidad de que las mujeres adquieran conciencia de ella y dificultando así que logre realizar análisis precisos de la realidad, sin filtros y sin sesgos. Es necesario, por tanto, conocer cómo se produce y cómo opera esta diferencia profunda de valor, que nos limita de partida y genera obstáculos estructurales.

Es necesario ser conscientes de las herramientas que, en forma de mandatos y expectativas de género, perpetúan el sistema patriarcal y, con él, un tipo de liderazgo:

– La culpa, interiorizada de manera individual, como un extraordinario mecanismo de control de las mujeres.
– La inexistencia de espacios de corresponsabilidad.
– Las diversofobias sexuales
– Las violencias contra las mujeres: estructurales, físicas y psicológicas, incluyendo la obligación de tener que demostrar el doble.
– La misoginia y los machismos y sexismos de la cotidianidad.
– La automisoginia que conduce a la autoinfravaloración y a la autolimitación. La misoginia impide el desarrollo de la sororidad.
– El sincretismo de género, concepto acuñado por Marcela Lagarde para referirse a la posesión simultánea de atributos de género tradicionales y moderno en la mujer contemporánea. En palabras de Anabel Santos, la confrontación entre el “deber ser mujer” tradicional y el “quiero ser” contemporáneo.

En resumen, es imprescindible desentrañar la columna vertebral del sistema patriarcal y tenerla presente para ser conscientes de cómo nos afecta en nuestra manera de ser y de actuar, y en nuestras tomas de decisiones.

2. ¿Los modelos de liderazgos existentes dan respuesta a las necesidades de transformación de las AA.PP.? ¿Qué modelo de liderazgo facilitaría esa necesaria transformación?

  • Los modelos actuales no sirven, son modelos patriarcales estereotipados, rígidos y que no permiten la transformación.
  • Las AA.PP. funcionan con grandes sesgos y no visibilizan al 50% de su personal.
  • Las mujeres necesitamos ser más atrevidas, mas creativas, más espontáneas.
  • Es necesario visualizar otros perfiles diversos.
  • Es necesario ensayar otros modelos de liderazgo más integradores, basados en la colaboración, que den autonomía y confianza para crear ideas y valores.
  • Ensayar un modelo donde se delegue todo menos la responsabilidad
  • Integrar la perspectiva de género transversal y el lenguaje no sexista.
  • Desarrollar un modelo apoyado en dos estrategias: empoderamiento feminista y sororidad.
  • Un nuevo modelo de pacto y negociación donde todos seamos ganadores: pacto con una misma, entre mujeres y con los hombres
  • Llevar la conciencia de género a los procesos de reconocimiento, redistribución y representación.

 

En definitiva, hay que construir un modelo de relaciones horizontal, dialógico y transformacional desde la teoría feminista, impulsando valores igualitarios y estimulando el desarrollo personal integral, público y privado. Como una gran conclusión final de la sesión, se plantea un llamamiento urgente al empoderamiento feminista para transformar la Administración.

 

Propuesta para el Premio de Innovad@r Público del año | CLUB DE INNOVADOR@S PÚBLICOS #CIPPaz Sánchez Zapata

Instituto de Andaluz de Administración Pública de la Junta de Andalucía

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD DEL BLOG DE MUJERES EN EL SECTOR PÚBLICO

Asociación de Mujeres en el Sector Público (titular de www.mujeresensectorpublico.com) solicita tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo "Privacy Shield". Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros.

No hay Comentarios en 2º Conversatorio: ¿Cómo podemos las mujeres hacer posible otro tipo de liderazgo?

Pin It on Pinterest

Share This