Hacia un liderazgo femenino en las transformaciones del Sector Público

¿Quién va a liderar las transformaciones reales del Sector Público en los próximos años? Con esta pregunta se abrió uno de los debates que se desarrollaron en la última de las sesiones del  Programa Ejecutivo de Gobernanza del Sector Público, que organizó a finales del mes de junio el Observatorio para la Transformación del Sector Público ESADE-PWC. Es una realidad que las transformaciones del Sector Público son cada vez más patentes en todas las administraciones públicas, ya sea como formas novedosas de entender lo público, como mayores exigencias a los gestores públicos o como nuevas capacidades que necesitan los empleados para adaptarse a toda esta realidad. Estas transformaciones están marcadas fundamentalmente por la inclusión de tecnologías de la información y la comunicación en los procesos, tanto dentro de las administraciones públicas como externos a ellas, y por la manera en la que se gestionan las organizaciones y los servicios públicos. Pero cabe preguntarse si estas transformaciones inciden de la misma manera en todos los grupos de empleados públicos y si debemos determinar quién y cómo van a liderar todos los cambios que se produzcan a partir de ahora.

Por un lado, la Administración Pública española, que se ha caracterizado por una excesiva burocratización en los procesos de relación con la ciudadanía, tiene una oportunidad de transformación clave con la introducción de tecnologías de la información más sofisticadas, como la utilización de la Inteligencia Artificial y el Big Data. Esta mayor digitalización va a exigir una reconversión de los perfiles profesionales necesarios dentro de las Administraciones Públicas, donde se requieran competencias relacionadas con la tecnología, la ciencia y la ingeniería. Como se ha mostrado en diferentes artículos de este blog con anterioridad, tradicionalmente las mujeres desarrollamos en menor medida carreras científicas o tecnológicas, por lo que nos encontraríamos con una “brecha digital de género” que tendría impacto directo en el empleo público. Unido a ello, debemos destacar que los puestos que en mayor medida se verían afectados por la digitalización de los procesos serían aquellos que son ocupados en la actualidad en un porcentaje mayor por mujeres, como los puestos administrativos y auxiliares. Esto hace que la desaparición de muchos de estos perfiles pueda afectar de manera directa al empleo de la mujeres en el sector público. 

La reducción del impacto de las tecnologías de la información y la comunicación en el empleo público femenino es un gran reto al que debemos hacer frente, fomentando tanto la capacitación de las mujeres en habilidades digitales y científicas avanzadas, como en la preparación de perfiles complementarios a las nuevas tecnologías que son imprescindibles a ella. Esto es, ahora más que nunca, se requieren capacidades relacionadas con la creatividad, la reflexión y el espíritu crítico que acompañen los procesos de digitalización de las administraciones y en los que debemos representar un papel destacado las mujeres que formamos parte del sector público.

En este contexto, las formas de liderazgo deberán destacar valores y competencias que incentiven estas aptitudes en todos los grupos de empleados públicos, pero fundamentalmente en aquellos grupos que van a sufrir de manera más clara los efectos de la digitalización. Estas formas de liderazgo deben contar con una imagen fidedigna de la realidad social, equiparando a todos los grupos de empleados y rompiendo con la infrarrepresentación de las mujeres en los puestos de responsabilidad, ahora que cada vez tendrán más importancia al reducirse los puestos auxiliares y aumentar los perfiles profesionales cualificados en las administraciones públicas. 

Estamos en un momento de gran reconversión de las #aapp y tenemos una oportunidad de oro para equiparar los roles de mujeres y hombres dentro del #sectorPúblico. Lideremos los cambios y transformemos la realidad. Clic para tuitear

Esta infrarrepresentación se ha debido, principalmente, a dos aspectos, uno externo, relacionado con la educación, los roles de género y las formas de ejercer la profesión, y otro interno, relacionado con la autoexclusión de la mujer en puestos de responsabilidad. Para ello, se hace imprescindible realizar una labor de liderazgo femenino clave que comience por la eliminación de los roles de género y terminen con condicionantes sociales que impidan el progreso en la carrera profesional femenina; continúe empoderando a las mujeres para que se atrevan a liderar los cambios y representen las habilidades que acompañen a la digitalización; y que finalice siendo un referente para otras mujeres, al visualizar la fuerza y la determinación del género femenino dentro de las nuevas formas de actuación en el sector público.

Estamos en un momento de gran reconversión de las administraciones públicas y tenemos una oportunidad de oro para equiparar los roles de mujeres y hombres dentro de la sociedad y, por ende, del sector público. Lideremos los cambios y transformemos la realidad. 

 

Sandra Sanz Córdoba, Secretaria de Administración Local.

En twitter @SandraSanzCor



También te puede interesar...

No hay Comentarios

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD DEL BLOG DE MUJERES EN EL SECTOR PÚBLICO

Asociación de Mujeres en el Sector Público (titular de www.mujeresensectorpublico.com) solicita tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo "Privacy Shield". Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros.

Pin It on Pinterest

Share This